¿Por qué reservar en el HOTEL MONTERREY ROSES?

Te invitamos a dar un paseo por las mejores playas de Roses, en las que poder descansar y disfrutar del mar como en ningún otro sitio. En cualquiera de las playas y calas de Roses encontrarás agua de un azul increíble, disfrutarás de un fondo marino con innumerables especies de peces y corales y estarás rodeado de frondosos bosques y mucha vegetación, ideales para familias con niños.

Top 6 de las mejores playas de Roses

1. Playa Rastrell

Las mejores vistas desde los hoteles de Roses son las que dan a la playa Rastrell, por eso el nuestro cuenta con unas vistas espectaculares. Solo tienes que salir del hotel y ya estarás en ella. 

Esta es la playa más amplia de Roses y también la más concurrida. No es de extrañar, porque sus 800 metros de  arena dorada, oleaje moderado y aguas pocos profundas y transparentes la hacen la playa ideal para practicar deportes náuticos, como surf y submarinismo, o para pasar un día en familia. 

Esta playa de Roses cuenta con todo tipo de servicios e infraestructuras: zona de juegos infantiles, restaurantes, bares con terraza y tiendecitas con muchas cosas que mirar y en las que poder comprar algún recuerdo de tus vacaciones. Y, cómo no, también cuenta con servicios de alquiler de sombrillas y hamacas, pasarelas de acceso para personas con movilidad reducida, aparcamiento no vigilado y parada de bus. 

Contigua a ella encontramos el precioso paseo marítimo, rodeado de palmeras para disfrutar caminando o en bicicleta. Visitar la playa Rastrell es pasar un hermoso día con todas las comodidades, sin preocuparse por otra cosa que no sea contemplar el mar y a tan solo un paso de tu habitación.

2. Playa Nova

La playa Nova es también conocida como La Perola. Esta es una playa pequeña, que cuenta con todo tipo de servicios: acceso para minusválidos, duchas y lavapies, aseos públicos, alquiler de sombrillas y hamacas y zona de juegos infantiles, todo ello con la seguridad que da el contar con servicio de salvamento y socorrismo. Se encuentra dentro del paseo marítimo y para llegar desde el hotel solo hay que tomar el coche y hacer un recorrido de menos de diez minutos. Si prefieres pasear, serán unos treinta minutos desde el hotel, recorriendo la curva que dibuja la costa. 

Sus casi 500 metros de fina y dorada arena y aguas poco profundas y claras harán las delicias de las familias y, sobre todo, de los más pequeños. Pasar el día en playa Nova es un plan perfecto.

3. Playa Salatar

La playa de Salatar es otra de las más concurridas del pueblo costero del Alt Empordà, y no es para menos: se trata de una playa de aproximadamente 500 m de largo por 35 m de ancho, de arena fina y aguas poco profundas y claras. Tiene todo tipo de servicios y encanta a los turistas llegados de todo el mundo. Para visitarla desde nuestro hotel lo ideal es ir andado, ya que se tarda menos de diez minutos en llegar. 

Paralela al paseo marítimo, ofrece una amplia variedad de locales comerciales, lúdicos, gastronómicos y también de alojamientos. La Playa Salatar también dispone de pasarelas para el acceso de personas con movilidad reducida, aseos públicos, sombrillas y hamacas, además de equipo de salvamento.

4. Playa de Almadrava

La Playa de Almadrava, conocida también como Canyelles Grosses, es una de las playas más preciadas de Roses. Es una playa cerrada, semi urbana, y está ubicada a unos siete kilómetros del hotel, pero su acceso es fácil en coche y dispone de aparcamiento cercano. Para llegar desde el hotel solo hay que seguir la carretera que bordea la costa desde el centro de Roses. 

La playa de Almadrava no deja de tener las mismas características paradisíacas del resto de las playas de Roses: su arena fina y aguas de un azul intenso la hacen especialmente atractiva para toda la familias y también es la causa de que le otorgaran el certificado de calidad medioambiental. Tiene una longitud de 500 metros y una amplitud de unos 25 metros de ancho. Está protegida de la tramontana y la comodidad está asegurada, ya que cuenta con todos los servicios que podemos desear. No hay excusa para no ir a disfrutarla.

5. Cala Murtra

Si lo que queremos es más intimidad, hay que acercarse hasta Cala Murtra. Esta es una playa virgen, ubicada a 10 km del pueblo de Roses. Es de difícil acceso, ya que, desde el hotel, hay que transitar por una carretera llena de curvas y luego hacer una caminata de 15 minutos, pero el esfuerzo vale la pena: las vistas durante la caminata son excepcionalmente hermosas. La playa no llega a los 200 metros de largo y no es de arena fina, pero, si llegamos temprano, puede que tengamos la suerte de tenerla para nosotros solos. Definitivamente, se trata de un pequeño paraíso en Roses.

6. Cala Montjoi

Otra de obligada visita por su exótica belleza es Cala Montjoi. Tiene casi 300 metros de arena gruesa, desde donde apreciar las preciosas vistas al Cabo de Norfeu. Si te gusta practicar snorkel, ¡esta es tu cala! Además, dispone de bar y restaurante. Practicar submarinismo aquí es una experiencia única, ya que, en el fondo, a pocos metros y después de un gran desnivel en el agua, se encuentran los restos de un naufragio: el barco Phedon, hundido en 1934.

Para llegar hasta aquí desde el hotel también tendrás que utilizar el coche, ya que se encuentra a unos 17 kilómetros, una media hora en coche.